Ajo

Planta herbácea cultivada en zonas templadas y secas para obtener su bulbo comestible, blanco, redondo y de fuerte olor característico. Cada bulbo puede contener de 6 a 12 dientes, protegidos por una piel blanca o rojiza.
Conocido por los romanos y los griegos, se utiliza en la cocina como un saborizante natural muy utilizado en la cocina mediterránea. Es el ingrediente esencial de platos como el ajo blanco, el pollo al ajillo, salmorejo, sopa de ajo, el alioli o el gazpacho andaluz. Es rico en vitaminas B6 y C y aporta una buena cantidad de Fósforo.
En polvo, granulado, astillado… una forma fácil y limpia de utilizar el ajo en tus comidas, como mejor se adapte a tu plato en preparación.