Estragón

Originaria de Asia Central, esta planta aromática crece silvestre en el sur de Europa y se cultiva por sus cualidades tanto gastronómicas como medicinales. Se puede tomar en infusión para aliviar las digestiones pesadas y otros trastornos intestinales.
En cuanto a sus usos culinarios se emplea, en todas las cocinas europeas, tanto fresco como seco, y es imprescindible en la cocina francesa.
Esta hierba de sabor dulce y ligeramente anisado forma parte de las mezclas como hierbas de Provenza, las finas hierbas o el “bouquet garní”. Se utiliza en muchas salsas, como la tártara, bearnesa, salsa de mostaza, sopas, para aromatiza vinagres y aceites. Acompaña muy bien ensaladas, carnes, pescados y mariscos, huevos en general y especialmente las tortillas.