Pimienta Verde

La pimienta verde procede de los frutos frescos. Su sabor es muy parecido pero menos picante que la pimienta blanca o negra, destacando por su sabor fresco, frutal y aromático. Se suelen encontrar conservadas en agua y sal, en una salmuera ligera, o también secas para rehidratar remojándolas en agua.
Se utiliza tanto en platos salados como en platos dulces. Aparece en la elaboración de salsas o en postres, combina con las fresas, el chocolate y/o el pan de jengibre.